Adaptación de comunidades al nuevo dividendo digital

A finales del primer trimestre de este año, la Comisión Europea presentó una propuesta sobre el uso de la banda en frecuencias 470-790 MHz, lo que genera el esperado segundo dividendo digital.

Cuando se cumplen dos años del primer dividendo digital de 2015 y de la resintonización de gran parte de los canales de televisión digital recibidos por ondas terrestres, avistamos un 2020 incierto para la televisión en abierto.

Ese primer dividendo permitió liberar parte del espectro radioeléctrico, en concreto la banda de los 800 MHz (comprendida entre los 790 MHz y los 862 MHz), para dar paso a la tecnología 4G, conocida también como banda ancha móvil, que ha supuesto un espectacular aumento de tráfico de contenidos audiovisuales en dispositivos móviles.

Solo unos meses después de concluir ese proceso de reubicación de los canales de televisión, en noviembre de 2015 el gestor del espectro radioeléctrico mundial celebraba en Ginebra la Conferencia Mundial de Radiocomunicaciones.

El administrador de este “recurso natural y limitado” proponía el esperado segundo dividendo digital, para la franja de los 700 MHz (frecuencias de 694 MHz a 790 MHz).

Qué implicaciones tiene para las comunidades de vecinos

Para los telespectadores supondrá una nueva sintonización, ya que los canales afectados de ámbito nacional son La1, La2, 24h y Clan, de RTVE; Telecinco, Cuatro, FDF y Divinity, de Mediaset; y Antena 3, La Sexta, Neox y Nova, de Atresmedia.

El principal inconveniente es que, utilizando la compresión actual de estos canales, no habrá suficiente espacio radioeléctrico para alojarlos a todos.

El parque actual de televisores no está preparado para el más que probable cambio en la codificación de los canales o, lo que es lo mismo, el espectador volvería al escenario que se produjo en 2010, cuando la televisión analógica dio paso a la digital.

El beneficio que plantea este segundo dividendo digital es el despliegue de la tecnología 5G, que permitirá mayores velocidades de conexión móvil porque, como recuerda la Comisión Europea, la banda de frecuencias de 470 a 790 MHz “constituye un valioso activo para una implantación rentable de las redes inalámbricas con cobertura universal en interiores y exteriores”.

Es probable que nos encontremos ante un nuevo paradigma audiovisual y, puesto que es difícil e inútil hacer suposiciones sobre el contexto futuro, sí sería recomendable distribuir con previsión el uso de la franja sub 700 MHzteniendo la mira puesta en 2025.